PRESENTE Y FUTURO
 
 

El mundo contemporáneo transita un camino de grandes y profundos cambios que generan nuevas exigencias y necesidades, y el Sanatorio de la Mujer, que cubre gran parte de las prestaciones de los pacientes de Rosario y su zona de influencia, acompaña este proceso y se prepara permanentemente para seguir creciendo.

Hoy es un complejo polivalente que cuenta con un cuerpo médico prestigioso en todas las especialidades.

Su infraestructura edilicia está equipada con consultorios en todas las especialidades, un departamento de diagnóstico por imágenes para estudios de alta complejidad en el mismo edificio, 130 camas de internación en piso, cuidados intensivos para adultos, unidad coronaria, cuidados intensivos para niños, neonatología, quirófanos de última generación, salas de parto especialmente diseñadas, laboratorios de análisis e investigación, centro de hemodiálisis, áreas de hemodinamia y traumatología entre otras.

La institución también ofrece habitaciones de internación privadas con un alto nivel de prestación hotelera, y un piso exclusivo para los niños con servicio especial de enfermería. Además, y siempre fiel a una atención integral, complementa sus prestaciones con un servicio de guardia altamente profesionalizado las 24 horas tanto para adultos como para niños.

Con este presente, construido a lo largo de más de 25 años de constante investigación, inversiones y trabajo, el Sanatorio de la Mujer, está preparado para los tiempos que vienen. Dispuesto a seguir con rigor su filosofía de expansión, sin perder de vista el mantenimiento de una infraestructura moderna, con tecnología de última generación, atención especializada, excelencia científica y académica, y un gran compromiso con la gente.

En relación a los datos estadísticos de salud en Rosario, el Sanatorio de la Mujer es el efector privado con mayor cantidad de partos de la ciudad. Desde su apertura acumula 58.000 partos (2.912 en el 2009), 13.410 bebés asistidos en neonatología, 1.036.950 consultas pediátricas y más de 500 cirugías mensuales en todas las especialidades. Con un nivel de ocupación superior al 80% durante todo el año que, acorde al perfil de un sanatorio especializado en prestaciones de mediana complejidad, sostiene unos 1200 egresos mensuales. Todo esto indica que al menos un 30% de la población rosarina estuvo vinculada a la institución en algún momento de su vida.